^Back To Top
foto1 foto2 foto3 foto4 foto5

Místico y exclusivo, la historia de este caballo es tan colorida y única como su original pelaje. Su Nombre proviene del río Palouse (en Idaho, noroeste de EEUU), deriva del francés "palouse" que significa "terreno cubierto de césped". Se lo denominó "palousey", "appaloosey", evolucionando hasta el actual "Appaloosa".


HARAS: Posta del Zanjón
Celular: 3513595806
Mail: bettinamartinez@gmail.com

Appaloosas, Lo Exclusivo...

appaloosas.com.ar

Appaloosas, lo exclusivo...

Historia

appaloosas.com.ar

 

EL CABALLO DE RAZA APPALOOSA

El caballo moteado o manchado ha sido muy apreciado a lo largo de la historia. En algunas cuevas en el sur de  Francia-en Péche Merle-, se encontraron dibujos de caballos manchados, que datan de 20 mil años atrás, realizadas por el hombre de Crogmanon.

Alli, al caballo manchado, en Francia, se lo denomina TIGRE y es tan exclusivo que reyes como Luis  XIV (1638-1715) y Luis XVI (1754-1793) aparecen en porcelanas pintadas, conservadas en el Palacio de Versalles ,montado el primero y en un carruaje el segundo, montados y tirados por 2 caballos Appaloosa respectivamente

Por eso la raza “Appaloosa” es una de las más apreciadas y peculiares que existen. Sus ejemplares se distinguen fácilmente de los demás porque tienen una capa muy original, con una serie de manchas, repartidas en todo el cuerpo y a veces en la región trasera.

Fueron los españoles quienes introdujeron este caballo en el continente americano. Pronto lo utilizaron las tribus nativas del noroeste, específicamente del valle del río Palouse, que atraviesa el estado de Oregon. Allí habitaban los indios Nez Percé, quienes durante el siglo XVIII, comenzaron con la selección natural de los mejores ejemplares.

 

En poco tiempo, los caballos Appaloosa se expandieron por los estados de Washington, Oregon y Idaho, en el noroeste americano.

Estos se convirtieron en animales de montura, veloces, ágiles y con una gran capacidad de resistencia.

Cuando los colonizadores llegaron a esa región en 1710, llamaron a los caballos manchados "caballos palouse". Con el tiempo el nombre cambió a "appalousey" y finalmente a "appaloosa".

En 1871, después de una guerra territorial con los colonos de raza blanca, los indios Nez Percé perdieron sus caballos; la mayoría murieron o pasaron a manos de la caballería americana. Muchos de estos caballos se castraron, otros se volvieron salvajes, pero la mayoría de los sobrevivientes se entrecruzaron con otras razas, y para el año 1930, el Appaloosa de los indios Nez Percé casi había desaparecido.

Fue entonces cuando Claude Thompson, un agricultor de Moro, Oregon, se interesó por la preservación de la raza.

Adquirió caballos por todo el país, e inició un sistema de cría de selección empleando caballos árabes para refinar el tipo.

En 1938 ayudó a fundar un club de caballos Appaloosa a nivel internacional, que cuenta con la inscripción de más de medio millón de ejemplares.

 

Actualmente, en Estados Unidos, se reconoce y se considera al caballo appaloosa como una raza, oficial y exclusiva. Ocurre lo mismo en el resto del mundo y en Argentina es reconocida desde 1984 a través de registros genealógicos de SRA..

La conformación de estos caballos es variada. Muchos son para trabajo con ganado, lo que es resultado de la infusión de sangre de caballos Cuarto de Milla.

Son de tipo sólido, compacto, musculoso y potente, con la línea dorso lumbar rectilínea y la cabeza y el cuello bien proporcionados.

Otros Appaloosa reflejan el tipo fundador, con un porte más elevado, la cabeza más pequeña con el perfil recto, el dorso corto y recto, el cuello arqueado y la grupa inclinada.

El cuerpo de los caballos Appaloosa es musculoso, fuerte y potente. Las extremidades deben ser firmes, bien delineadas y limpias. Presentan una alzada entre 1 metro 47 y 1 metro 57 centímetros.

La crin y la cola es escasa, los cascos veteados o rayados.

En la cabeza, tanto los ollares como la conjuntiva del ojo deben estar despigmentada.

Presentan la mayoría de los ejemplares cuello ancho y grueso que demuestra su gran potencia.

Se ignora concretamente quién fue el responsable de las manchas que muestran estos caballos repartidas irregularmente en todo el cuerpo, ya que se ha perdido en el túnel del tiempo, lo que es innegable es que lo hace de una gran vistosidad.


Existen seis tipos diferentes de capas que definen al Appaloosa:

Leopardo: presenta manchas o motas oscuras  ovaladas  s/fondo blanco. Se lo denomina “pocas pintas” cuando las motas, manchas o pintas son escasas. Existen subvariedades: leopardo negro, colorado y tricolor según el color de la mancha.

Copo de nieve: Es el inverso al anterior, es decir con manchas claras sobre fondo oscuro en todo el cuerpo

Capa Pintada: Fondo oscuro con capa desde la cruz al anca blanca y manchas oscuras en ella. Se denomina “anca pintada” cuando las motas sobre el blanco se encuentran en el cuarto trasero (es el más común).

Capa Nevada: Fondo oscuro con capa desde la cruz al anca, nevada o marmolada, Cuando el blanco se presenta solo el cuarto trasero se lo denomina “anca nevada”.

Jaspeado: pelaje oscuro al nacer que con el tiempo aclara, pintándose y más tarde llega casi hasta el blanco, salvo por unas manchas oscuras en miembros y cara.

 

Escarchado o marmolado: Manchas claras sobre lomo oscuro en dorso y grupa.

Generalmente los machos presentan manchas y colores más vivos que las hembras.

 

La capa de este colorido animal normalmente sigue dos patrones básicos: la "manta", en que un color de capa sólido se ve interrumpido por una manta blanca sobre los riñones y la grupa, y el "leopardo", en que el color de base es blanco con motas iguales a las de un perro dálmata.

No obstante, existen otros patrones Appaloosa  según la cantidad de manchas que presenten.

 

Otros rasgos distintivos de la raza son la piel moteada alrededor de la nariz, los ojos y los genitales, la esclerótica del ojo de color claro visible y los cascos rayados.

 

En ocasiones nacerá un potro sin ninguno de estos rasgos aun siendo ambos padres Appaloosa. La Asociación de la raza admite a estos caballos en el registro, pero para que puedan participar en carreras y concursos se debe comprobar su pedigree y han de presentarse a una inspección.

Esta raza es de temperamento dócil y sensible, y fue la  consecuencia de su elección por parte de los indios Nez Percé que vivian el noroeste norteamericano.

La aptitud más destacable de los Appaloosa es su velocidad. A su vez, es muy dócil y fácil de domar; por lo que está considerado como un caballo adecuado para paseo. Tiene una gran capacidad de aprendizaje.

 

En el pasado se consideraba al Appaloosa principalmente hábil para pruebas del oeste, como el trabajo con rebaño y el apartado o las carreras de barriles; sin embargo, hoy en día también se crían para las modalidades de salto y adiestramiento y han competido con éxito en pruebas de endurance.

 

Los criadores de la raza Appaloosa son sin duda, en el mundo del caballo, los que manteniendo una variedad de aptitudes en sus ejemplares, regalan al usuario la posibilidad de destacarse en cualquier competencia por la particularidad apreciada y admirada por todos.

 

Por eso, si Ud. monta un Appaloosa …

 

¡Vístase bien y prepárese para la foto!!

 

 

Copyrigcht © 2013 Appaloosas